line decor
  PRINCIPAL  : Martes, 5 Abril, 2011 5:27 PM :  
line decor
   
 
FUNDACIONES
 
  MONASTERIO DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN Y SAN JOSÉ

A los 37 años, la Madre Lucía empezó la realización concreta, material y espiritual de algo tan complejo como una comunidad de mujeres que buscan entenderse con Dios.
No es una aventura común el reto que enfrenta: una obra de profundas repercusiones para la vida y acción de una Iglesia para la que tanto deben significar el Espíritu Santo y las almas contemplativas.

La restauración comenzó con esta fundación en Los Chorros, Caracas. El 21 de abril 1956 se bendijo la casa y se puso la clausura papal.

http://carmelitasocdcaracas.spaces.live.com/


  MONASTERIO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Tras muchas gestiones, la Madre Lucía consiguió una casona grande, pero en estado deplorable, como que había sido un manicomio. Se empeñó la Madre en hermosear el sitio y tras no pocos esfuerzos y sacrificios lo puso al servicio de la Comunidad como el Monasterio del Sagrado Corazón de Jesús en San Pedro de los Altos - Los Teques - Estado Miranda. Durante doce años rigió la Madre Lucía este Monasterio que brilló como hogar de vocaciones y centro de fervor carmelitano. En mayo de 1990 se dio el traslado de la Comunidad de San Pedro de los Altos al nuevo Monasterio situado en el Alto de Escuque, Estado Trujillo.

En julio de 1991 se inauguró solemnemente el Monasterio con la Concelebración de la Eucaristía presidida por Monseñor Vicente Hernández Peña, Obispo Diocesano de Trujillo.

 

  MONASTERIO DE SANTA MARÍA DEL MONTE CARMELO

Llegada a San Cristóbal, la Madre Lucía inauguró otro “palomar” en una casa adaptada para convento provisional, el 27 de marzo de 1977.La Comunidad debió trasladarse a otro sitio mientras se concluía la edificación del monasterio. La dificultad para terminar la construcción no era extraordinaria: faltaba dinero. Pero mientras todas oraban y algunas además soñaban, un cristiano se fue de este mundo y en su testamento se acordó del Monasterio. De paso, sin pretender encontrar misterios ni milagros, vale la pena observar que un sensible aumento cuantitativo de ordenaciones sacerdotales en la Diócesis de San Cristóbal coincide con estos mismos tiempos.

La inauguración del Monasterio se llevó a cabo con gran solemnidad. Caminos de Dios… Las monjas pudieron albergarse en su nido. Paramillo, Cueva del Oso.

  MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE LA CONSOLACIÓN DE LA MONTAÑA

Las monjas de Paramillo se dividieron en dos grupos para esta nueva fundación. Penosas separaciones que generan dos comunidades. El dos de septiembre del 89 quedó erigido canónicamente el Monasterio de Santa María de la Consolación de la Montaña, en una casa alquilada mientras se acondicionaba el definitivo palomar. Las religiosas cumplieron funciones de albañiles, pintores y demás. Nueve meses transcurrieron en estos afanes hasta que se dio el traslado. Faltaba la Capilla cuya construcción fue lenta pero terminada fue consagrada por el actual Obispo de San Cristóbal, pocas semanas antes del fallecimiento de la Madre Lucía. En éste, su último palomar en esta tierra, la Madre Lucía llegó a los cincuenta años de profesión religiosa. Bella jornada de gratitud, plena de ilusiones, todas semejantes a la de no tener ninguna.

http://www.madrelucia.com/htmls/monasterio.html

  MONASTERIO DE SANTA MARÍA REINA DE LOS ÁNGELES

La Comunidad se estableció en la calle Juan de Yepes, un detalle que mucho agradó a la Madre Lucía, el compañero de Santa Teresa en la Reforma, también estaba con las hijas en Carayaca. La Madre Lucía acompañó varias veces a las monjas de esta casa y en octubre, cuando participaba por primera vez de la Eucaristía celebrada en este convento, sintió algo de Dios, sencillo, natural, que parecía como si cobrara vida. Comentándolo con las Hermanas, cosa que era común, frecuente y sencilla, les dijo: “Tengo que aprender a morir. Para hacer mi cielo aquí en mi alma, y con mi Dios siempre vivir”. Este Monasterio debió ser trasladado. La tragedia de Vargas que asoló la región. Las hermanas actualmente están en el Estado Carabobo, en Chirgüa, en una hacienda con bastante terreno y una casa colonial que aloja a las Religiosas mientras se construye el edificio definitivo.

La fundación se hizo en Abril de 1995.

  MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE GUADALUPE

Estando en España, en labores de visitar a sus hijas que colaboran con monasterios españoles, la Madre Lucía fue llamada desde Monterrey (México). La Madre Priora de la Encarnación había recomendado esa llamada. Con esta llamada se da inicio a la fundación de “Santa María de Guadalupe”, en Monterrey, Nuevo León, México. Quienes la llamaron eran un grupo de Damas interesadas en establecer un monasterio carmelitano en su ciudad. Vinieron a Rubio y ofrecieron toda clase de ayudas y manifestaron el interés de la región. Cumplidas todas las exigencias del caso, establecidas por la ley, la Madre Lucía, edificantemente pegada a su silla de ruedas, emprendió el viaje a la tierra de la Guadalupe. La Emperatriz de América va a alojar a las hijas de la Señora de Coromoto, la llamada se dio justamente el 11 de septiembre de 1999. Las promotoras de esta fundación, Señoras de Monterrey, pagaron el viaje de Rubio a Monterrey para la Madre Lucía que muy edificante viajó usando su silla de ruedas. Visitó la Basílica de Guadalupe, veneró a la Virgen y le encomendó la nueva obra que quedó fundada en mayo del 2001.

 
 

 

DE VENEZUELA PARA ESPAÑA

 

En el año 1996, la Madre Lucía, en plena lucidez, celebró sus bodas de oro de vida religiosa. El Monasterio de Rubio está sin terminar. Como mejor se pudo, se engalanó la capilla, se improvisó una reja de cañas y se convocó a las gentes. Se hicieron presentes el Obispo Diocesano, Monseñor Marco Tulio Ramírez y el Obispo de La Guaira, Monseñor Guruceaga, y un numeroso grupo de sacerdotes de la diócesis que concelebraron.

La Madre Lucía contó después a su Comunidad que habiéndose retirado a su habitación, se puso a pensar en los beneficios que el amor de Dios le deparaba y luego dirigiéndose al Señor, le preguntó qué podría darle como agradecimiento. A los pocos minutos llaman de Amposta (Tarragona). Es la Madre Priora del Carmelo que pide ayuda. Una comunidad de ocho ancianas y enfermas estaba para ser cerrada.

La Madre no duda. El Señor le está señalando el regalo que desea. Se despidió de la Madre que llamaba luego de haberle prometido tratar el asunto en Capítulo. De anotar es que el Monasterio de Amposta no tenía ninguna relación con el de Rubio. La Madre tomó la guía telefónica y marcó, suplicando a Dios misericordia y vaya si la encontró.

En noviembre de ese año 96, ya se pensó y determinó cuáles serían las monjas que viajarían a Amposta: Una Profesa Solemne, otra Profesa Simple junto con otra procedente de Paramillo, partieron a la Madre patria. Iban a colaborar por tres o más años para ayudar a esas monjitas.

La noticia voló por los Carmelos que vivían iguales necesidades. La Madre Lucía seguirá desprendiéndose de sus hijas para ayudar a las Hermanas de España. Amposta, Córdoba, y Lugo ya están así vinculados con el Carmelo de Rubio, para formar una gran familia. Y eso sí, con regularidad, visitan a las religiosas que han aceptado el sacrificio para acompañarlas y hacerles comprender que todas ellas y las que permanecen en sus casas de origen, viven esa situación de “PEREGRINAS” y no tan solo son las expatriadas por su mentalidad apostólica que las conduce a vivir en el extranjero.

Hermanas que fueron enviadas a los conventos de España

(algunas ya cumplieron su misión y han regresado):

cordoba

lugo

lucena

ecija

amposta

Monasterio de Santa Ana y San José Córdoba, Andalucía

Monasterio de la Santísima Trinidad de Lugo, Galicia

Monasterio de San José y Santa Teresa, Lucena, Córdoba

Monasterio de San José, Ecija, Sevilla

Monasterio del Sagrado Corazón de Amposta Tarragona

María Eloisa del Divino Corazón (Quintero)
María Griselda de Jesús Resucitado (Molina)
María Rosa de Jesús de la Misericordia (Rivas)
María Leonor de San Francisco de Paula (Villamizar)
María del Rosario (Guerrero)
Mariana de Jesús (Alviárez)
María Jesús de Cristo Rey (Moreno)
María Milagros de la Virgen del Carmen (Villamizar)
María Agustina de Jesús Sacramentado (Betancourt)
Madre María Margarita del Sgdo. Corazón de Jesús (Coronado)
María Teresa de Jesús y San José (Valladares)
María Victoria de la Sma. Trinidad (Contreras)
María Emilia de San José (Mejía)